ARTÍCULOS DE OPINIÓN - "Entidades de bien público sin fines de lucro" por ALBERTO ALBA

23.10.2018

Alberto Alba es presidente de la Federación de Instituciones Culturales y Deportivas de la ciudad de La Plata y de la Casa de Tango y Biblioteca Popular Carlos Gardel. Incansable emprendedor en el ámbito de la cultura y comprometido con la federación que preside, nos brinda su mirada acerca del particular momento que atraviesan nuestras instituciones.

por ALBERTO ALBA

A nadie escapa que la misión esencial de las instituciones es la generación de ámbitos adecuados y propicios en los cuales niños, jóvenes y por qué no los adultos, puedan desarrollar actividades deportivas, sociales y culturales, todo ello sin perjuicio de servir de contención a grupos de tercera edad.

Por ello subyace en todas ellas el propósito de procurar y difundir en sus esferas de actuación la incorporación de valores éticos-sociales que, en muchos casos podrá llevar a cambiar la historia personal de los destinatarios de aquellos cometidos dando origen a la toma de conciencia acerca de las responsabilidades que les caben en y ante la comunidad.

- Una radiografía del presente.

A la hora presente esas entidades, en general, atraviesan una compleja situación por la conjugación de diversos factores.-

Ante la falta de un Estado que, como lo hiciera otrora, las amparaba e incluso las promovía, hasta el observador más poco avisado advierte sin esfuerzo que lentamente se las está llevando hacia un paulatino desamparo olvidándose que conformaron con el tiempo, y aun lo hacen a pesar de las dificultades por las que atraviesan, una formidable red de contención social.

A esos fines, basta tener presente el achicamiento y debilitamiento que en aquellas se ha operado a expensas del mercado en los años 90 y la privatización de los servicios públicos pero, especial y superlativamente por la falta de una coherente normativa protectoria.

Estas entidades sin fines de lucro, son de neto corte social, realizan tareas en beneficio de la comunidad que las alberga, cuentan con Personería Jurídica y reconocimiento de los organismos municipales.

Tal fuerte tejido comunitario elaborado durante años por esforzados y abnegados voluntarios, que donaran y aún donan horas de su tiempo recibiendo como único estipendio, en el mejor de los casos, nada más que el reconocimiento gratificante de los vecinos ha llevado adelante o suplido actividades que debería haber realizado el estado.

Los ingresos con que tienen en el mejor de los supuestos, y cuando es percibida, se reducen a una exigua cuota societaria que, en la mayoría de los casos sólo basta para cubrir los gastos mínimos indispensables, ya que mayoritariamente no cuentan con otros recursos genuinos, llámense subsidios del estado o empresas privadas, circunstancia que lleva a sus dirigentes a utilizar permanentemente su ingenio y creatividad para permitirles subsistir.

- Las soluciones que se reclaman.

El sintético análisis que antecede nos obliga a pensar que para que las Instituciones funcionen dignamente y continúen con su tarea de formación de jóvenes, contención de adultos y la unión de la familia, necesitan imperiosamente que el estado no se desligue de su responsabilidad social, procediendo a la implementación de un régimen protectivo, sin tantos requerimientos como lo hace en la actualidad.-

EN ESTE DIFÍCIL MOMENTO, NUESTRA FEDERACIÓN CREADA EN EL AÑO 1939, CUENTA UNAS 350 INSTITUCIONES DE BIEN PÚBLICO, DEPORTIVAS, CULTURALES Y ONG DESTINADAS A DISTINTAS PROBLEMÁTICAS COMUNITARIAS.

EN TODA LA REGIÓN CONCURREN A REALIZAR ACTIVIDADES ALREDEDOR DE 70.000 NIÑOS Y JÓVENES.

HACE VARIOS AÑOS QUE LOS CLUBES DE BARRIO PRESTAN SUS INSTALACIONES PARA LLEVAR A CABO LOS DISTINTOS TALLERES DE OFICIOS DICTADOS POR LA UNLP, CON LA AYUDA ECONÓMICA DE LA FUNDACIÓN FLORENCIO PEREZ.

SUS DIRIGENTES CONCEDEN SUS ESTABLECIMIENTOS SIN NINGÚN INTERÉS ECONÓMICO, CON EL ÚNICO FIN DEL BIEN COMÚN Y SOCIAL, QUE LLEVA A TANTOS EGRESADOS DE ESTOS TALLERES CON TÍTULOS HABILITANTES HACIA UNA SALIDA LABORAL.

POR ESE MOTIVO TENEMOS LA NECESIDAD DE MANIFESTAR NUESTRO RECHAZO A LA SUBA INDISCRIMINADA DE LAS TARIFAS DE SERVICIOS ESENCIALES PARA SU NORMAL FUNCIONAMIENTO QUE SE PONDRÁN EN PRÁCTICA EN LOS PRÓXIMOS DÍAS Y A SU VEZ EXIGIR POR ESTE MEDIO A LAS AUTORIDADES CORRESPONDIENTES QUE SE REGLAMENTE Y PONGA EN VIGENCIA LA LEY 27.218, EN RAZÓN DE HABER ADHERIDO AMBAS CÁMARAS PROVINCIALES A LA MISMA, LA CUAL INCLUYE UN RÉGIMEN TARIFARIO ESPECÍFICO PARA ENTIDADES DE BIÉN PÚBLICO QUE, EN SU ARTÍCULO 4 DEFINE A DICHAS ENTIDADES COMO AQUELLAS ASOCIACIONES CIVILES, SIMPLES ASOCIACIONES Y FUNDACIONES QUE NO PERSIGUEN FINES DE LUCRO EN FORMA DIRECTA O INDIRECTAMENTE.

LOS SUJETOS DEL PRESENTE RÉGIMEN CONFORMAN UNA NUEVA CATEGORÍA DE USUARIOS DE SERVICIOS PÚBLICOS: DENOMINADA "ENTIDADES DE BIÉN PÚBLICO", DICHA LEY EN SU ARTÍCULO 14 SE REFIERE A LA TARIFA SOCIAL, PARA DICHAS INSTITUCIONES Y SERIA IMPORTANTE HACER EFECTIVA ESTA LEY, COMO CONTRAPRESTACIÓN POR LAS TAREAS REALIZADAS Y EL TRABAJO SOCIAL LLEVADO A CABO EN FORMA PERMANENTE POR LAS INSTITUCIONES.

LA GRAN MAYORÍA DE LOS CLUBES DE BARRIO, SOLAMENTE CUENTAN COMO ÚNICA ENTRADA DE DINERO LAS CUOTAS SOCIETARIAS QUE RONDAN LOS $ 50,00 MENSUALES Y LOS APORTES DE SUS DIRIGENTES.

ALBERTO ALBA, presidente de la Federación de Instituciones Culturales y Deportivas de la ciudad de La Plata.

NOTA PUBLICADA EN EL DIARIO "EL DÍA" DE LA CIUDAD DE LA PLATA


18.03.18

Gentlieza Alberto Alba


Esta ley que mencionamos permite que dichas instituciones accedan a una tarifa social diferenciada, lo que implicaría un importante desahogo económico porque este nuevo aumento nos pondría al borde de no poder afrontar el elevado costo.

Nosotros seguimos apostando al deporte y a la cultura como herramientas de inclusión y desarrollo social, a la promoción de valores y hábitos que se transmiten en los clubes, un chico en el club, es un chico que está lejos de la droga y la violencia.

Es significativo destacar la lucha que vienen sosteniendo las entidades para poder seguir cumpliendo con los objetivos para lo cual fueron creadas. El esfuerzo, el amor, el tiempo entregado fuera de su hogar, los proyectos, el respeto, el cuidado de los valores esenciales y las ideas para poder subsistir, son algunas de las importantes causas que cualquier dirigente con sentido común brinda diariamente para que las instituciones barriales continúen su marcha y de esa manera poder mantenerlas en pie.

Tenemos la obligación de defender a las instituciones sin fines de lucro, en razón de que las mismas deben perdurar en el tiempo y servir a la formación de jóvenes, contención de adultos y unificación de la familia que es la base de toda sociedad.

Alberto Alba