ENTREVISTAS - Eugenia Llanos: "El hambre es el motor de estos personajes”

30.10.2018

ENTREVISTAS - EN ESCENA


Hoy: Eugenia Llanos (Actriz, Autora y Directora Teatral)

por MAXIMILIANO CURCIO

INFORMACIÓN DE LA OBRA

"Sentina"

Autora: Llanos Nieto Eugenia

Compañía: Ufufu

Sinopsis de la obra

Tres seres efímeros con la absoluta necesidad de sobrevivir. Son invisibles. Son, fuera de las divisiones temporales y geográficas, de las marcaciones políticas, culturales, religiosas, están ausentes de todo eso, son impunes e impenetrables, viven el instante inmediato. Crean comunidad con reglas y rituales tan verdaderos y frágiles como su propia existencia, se unen para soportar. Son intemperie. Son cuerpo, porque sus necesidades son físicas. Son estómago y saliva cuando tienen hambre, son espalda y movimiento cuando sienten frío, son pecho y oído cuando sienten peligro.

Viven en un sistema de alcantarillado por debajo de una ciudad. Forman una especie de familia o tribu. La situación plantea un retazo de la vida de estos seres, en el primer ritual básico, comer, atravesados por esta necesidad y guiados por una visión de Vilo, que tiene en sus manos la esperanza de los tres, buscan, esperan, confían y desconfían. La comida no aparece y se zambullen en un sinfín de rituales que los unen para soportar, para olvidar, para sobrevivir. El conflicto crece a la par del hambre, y de la desesperanza.

Intérpretes
Maximiliano Emanuel Junquera
Alejandro Gregorio Lonac
Eugenia Llanos Nieto
Mundo sonoro
Eugenia Labaqui
Laura Mastantuono
Juan Pablo Ojeda

Escenografía y Vestuario
Jorgelina Herrero Pons

Máscaras
Maximiliano Emanuel Junquera

Técnica e iluminación
Romina Caponera

Ilustración
Alejandro Gregorio Lonac

Texto, Dramaturgia y Dirección
Eugenia Llanos Nieto

Producción
Ufufu

LOS PERSONAJES DE SENTINA

Hay una estrecha relación entre los nombres otorgados a los personajes y las características actitudinales que estos desarrollan.

Vilo: Especie de chamán que guía mediante sus visiones, que promete, y regala esperanzas. Condicionado por su nombre camina entre la realidad y la ilusión, suspendido en el aire, en vilo ante el porvenir, que se le cuela en el cuerpo hasta convertirse en danza.

Duna: personaje duramente marcado por la soledad, sensación que la desespera, en comparación con sus compañeros es más suave y liviana, casi como arena movida por el viento. Decididamente emotiva y conciliadora, casi maternal, mantiene en calma y unión al grupo.

Orco: condicionado por el origen de su nombre, es de los tres, el personaje con más actitud agresiva, siempre dispuesto a disputar el poder mediante la fuerza. Envidia la posición de Vilo dentro de la "tribu" y a pesar de su fuerte pertenencia y la estrecha relación con Duna, esto llevará a que termine traicionándolos por propia conveniencia.

  • ¿Cómo surge la idea de Sentina y en qué se inspiran?

Comenzamos investigando y entrenando en espacios abiertos, buscando construir un cuerpo disponible a habitar realidades límites, buscando exponernos permeables al frio, al viento, a la oscuridad y al suelo natural con las sensaciones y dificultades que eso representaba, rescatando material artístico y corporal de cada encuentro. La noche y el parque nos brindaba la posibilidad de investigar el peligro constante, de encontrar la sensación de estar en tierra de nadie, la tensión en los músculos y la necesidad de estar cerca y unidos para sentirnos seguros.

"El hambre se me hizo costumbre, la intemperie se convirtió en piel, no hay nada más vital que lo que está al borde de la muerte" fue la premisa más fuerte dentro de la investigación. El desafío propuesto fue encontrar, sabiendo que todo movimiento mueve emoción, una manera propia de fusionar danza y teatro, de expresar desde el movimiento conflictos internos, sensaciones y situaciones dramáticas, sin perder en la concentración del movimiento pautado la profundidad lograda en los ejercicios de investigación dramática y sensorial.

A la par de esta investigación nos fuimos adentrando en la poética brindada por el texto, cómo explorarla y transmitirla, desde la organicidad de la construcción de los personajes, que cada vez utilizaban menos palabras. Fue así que optamos por una herramienta, que a nuestro criterio, nos permite lograrlo, 'bailar las palabras'.

Los personajes nacen en el vértice que encuentra los soportes dramatúrgicos que brinda la historia, con la investigación física, sensorial y poética de los actores. Un largo proceso de investigación posibilita una construcción particular sobre la cruda realidad que los rodea. Es así que atravesando el hambre, la intemperie, la soledad, el peligro, comienzan a generar códigos propios de convivencia, de contacto entre los cuerpos, emerge la necesidad del movimiento y la palabra se traduce en danza, subrayando la expresión corporal que cada actor crea para su personaje, y encontrando un territorio donde el teatro y la danza se fusionan para darle lugar a una realidad paralela.

Las escasas palabras dieron lugar a la construcción de un código propio de comunicación a través de sonidos, que les permite a los personajes comunicarse entre ellos y a la vez confundir a otras tribus en caso de peligro. Construyendo una comunicación más bien simbólica entre la lectura de los movimientos corporales y la interpretación de los sonidos, un lenguaje propio.

Las alcantarillas como territorio ficcional, en el que un mundo se construye, con sus propias reglas y recovecos. Organizados en tribus, defienden el territorio con la vida, aunque la necesidad de alimento los lleve al nomadismo, la rivalidad ante la escases se vuelve extrema y no queda opción otra que matar o morir. El territorio, con sus caños calientes, sus salientes oxidadas y filosas, el material en descomposición, constituye un peligro casi naturalmente incorporado, que no por ello deja de hacer huella en los cuerpos. La muerte es tan tangible en este universo que se llega a plantear la preferencia a comer antes q seguir viviendo.

El hambre es definitivamente el motor de estos personajes, en quienes sobrevivir representa una situación límite. Resulta necesaria entonces la organización tribal, que genere pertenencia, coacción, cuidado y colaboración mutua. Conocen la potencia y la necesidad de la unión ante el peligro, convirtiéndose, el instinto de cada uno, en esencial para la supervivencia del grupo. Cada tribu, y ésta en particular, construye sus propios rituales, que los organizan y los mantienen unidos, para soportar, para olvidar y resignificar su existencia.

El ritmo de la obra se mantiene gracias a la importancia dada al aquí y ahora, los silencios y la imperiosa necesidad de resolver sus conflictos de supervivencia más inmediatos. La comida, el peligro. Qué hacer ahora. Cómo seguir. Cada pequeña solución se nubla con un nuevo inconveniente y sobre esas inquietudes avanza el relato que el espectador deber completar intuitivamente. El título de la obra emerge de un inevitable encuentro entre metáfora y realidad. Un encuentro más de los varios que suceden en el devenir del proyecto.

Sentina es un lugar lleno de inmundicias y suciedad. También es la parte más baja de una embarcación, donde se alojan las aguas sucias procedentes de filtraciones de tuberías y del accionar del motor. Metáfora y realidad se mezclan. No sólo haciendo referencia directa al territorio en el que sobreviven éstos personajes y donde se desarrolla la obra, sino también a la naturaleza de los personajes, siendo el escalafón más bajo de cualquier sociedad. Como metáfora o realidad social son personas desechadas y confinadas a los ambientes subterráneos, marginadas hasta de la conciencia de su existencia, convertidas en seres efímeros e invisibles.

Es por todo esto que decidimos construir una historia ficcional en torno a una problemática social que subyace territorio, cultura, organización política y tiempo, desde la época medieval con los bufones, hasta la actualidad. Por eso también decidimos no enmarcarla en un espacio/tiempo concreto, sintiéndola atemporal.

  • ¿Qué desafíos estéticos presentó la fusión de danza y teatro para este espectáculo?

Si bien el proyecto comenzó por la investigación dramática y expresiva, al incorporar tanto el mundo sonoro, como la escenografía, las máscaras y la iluminación, las investigaciones comenzaron a tomar un carácter más profundo y simbiótico, ya que nutría a las interpretaciones que a la vez habían sido el punto de partida para la creación de la sonoridad, los vestuarios, la escenografía y la iluminación.

La escenografía recrea un recodo de un sistema de alcantarillado, un mundo subterráneo y húmedo, las únicas entradas o salidas son tuberías viejas, y la basura cubre el suelo. Los caños con sus recorridos serpenteantes dibujan la geografía del espacio, que se interrumpe por una rata muerta q cuelga y una lata que recoge el agua de una gotera.

La luz es tenue y por momentos casi desaparece intensificando la percepción del público.

Un espacio en contradicción que promete alimento por un lado y por el otro pone en riesgo la vida. Contradicción que se extiende también al campo simbólico donde la vida y la muerte dibujan un trazo tan fino y presente como el que soportan los personajes. La rata, pudiendo ser comida es, sin embargo, símbolo de peligro, de trampa, es posibilidad de muerte; El agua como símbolo de vida, los guía por las tuberías, les trae alivio a la sed aunque sea en gotas, pero se convierte en enemiga al pasar hirviente por cañerías.

Sin embargo la propuesta escénica, al igual que toda la construcción de la obra, fusionan lo real con lo metafórico, si bien se plantea una cañería como espacio escénico, el material con el que está realizada la escenografía no es otro que nylon, el mismo nylon de las bolsas de basura que cubren el suelo. La rata no es más que una luz, que bien podría ser interpretada como una salida de ese mundo (una superficie tan prometedora como peligrosa)

El mundo sonoro, cumple un papel importantísimo en la construcción del universo, la propuesta de captar sonidos en vivo, y generar ecos, y reverberaciones, así como la construcción de ciertos sonidos específicos más relacionados con el agua, las tuberías y las sensaciones de los mismos personajes, sensibilizan la percepción del espectador, haciendo que se vincule aún más con las vivencias de cada personaje. Se construye asi una experiencia muy sensorial en el espectador, que siente junto con los personajes, el encierro dado por el espacio y el sonido, la soledad, la tensión y el peligro.

Los vestuarios construyen una gama de colores que se asemeja al mundo en que viven, los grises representando la oscuridad metálica, los verdes húmedos de verdín y musgo, los morados terrosos que conectan la sensibilidad y la intuición. Las texturas superpuestas crean capas que los aíslan de la intemperie, las mismas capas que crea su personalidad para intentar ocultar su vulnerabilidad, retazos de telas y texturas yuxtapuestos que crean una relación de pertenencia, una especie de código común de vestimenta dentro de esta organización casi tribal. Así también las máscaras construyen un mecanismo más de ocultamiento, son una herramienta de protección que a la vez los mantiene unidos. Cada una con su propia idiosincrasia, pero sólo juntas forman el rostro completo, un rostro animal, monstruoso.

  • Contame de qué se trata Ufufu Teatro.

Ufufu comienza sus actividades creativas en el año 2012, está compuesto por tres integrantes que van ocupando diferentes roles en los sucesivos proyectos generados.

Cada proyecto encarado es fruto de un entrenamiento y una consciente investigación, en la cual buscamos derribar las borrosas barreras entre las disciplinas artísticas, sumergiéndonos en el mundo de la danza, el teatro y la música. Desde sus inicios el grupo elige como lugar de pertenencia el espacio abierto y público, con la convicción de la urgencia de habitar y recuperar dichos espacios, con la motivación de acercar creaciones artísticas tanto al público habitual como también a aquéllas personas que no tienen la posibilidad o la costumbre de acceder a ellas, y con la intención de intervenir y resignificar los espacios no convencionales. Aunque en ciertas producciones opte por las salas de teatro más tradicionales, en busca de esa mágica intimidad que genera otros climas.

En el 2012 iniciamos nuestra investigación en el Parque Saavedra, y a fines de ese mismo año estrenamos la primera producción propia "Doce Caballos Endiablados". Durante el 2013 y 2014 salimos de gira con el espectáculo "Doce Caballos Endiablados", recorriendo el norte de Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y México . En este viaje estrenamos el segundo espectáculo "Ecos de Don Quijote y Dulcinea", sumando un total de 159 funciones, y más de 20 talleres. En el año 2015 estrenamos "No se puede ocultar el Sol con un Zapato". En 2016 tomamos un rol más pedagógico y nos abocamos al dictado de talleres. En el 2017 regresamos a nuestra investigación y entrenamiento en el Parque Saavedra, finalizando con el espectáculo "Capricho 3" y a la par investigando lo que luego sería "Sentina". En el 2018 nos abocamos solamente a la concreción del espectáculo "Sentina", estrenado en septiembre y aun en funciones.

TODO LO QUE TENÉS QUE SABER DE SENTINA

Estrenamos el espectáculo en la Estación Provincial, en las funciones de los días 29/9, 6/10 y 13/10

Próximas presentaciones:

Sábado 24 de noviembre en Cipae, 54 entre 21 y 22 N°1324, la plata

Sábado 8 de diciembre en El Galpón de la Caterva ,471 y 14 b, City bell 21hs a la gorra.

Sitios de contacto:

https://www.facebook.com/ufufu.teatro

https://www.facebook.com/Sentina-Danza-Teatro-240308293305858/

Contacto telefónico:

221 - 15 3044735, Eugenia Llanos

INFORMACIÓN SOBRE UFUFU TEATRO:

Realizaciones hechas en común:

- "Doce Caballos Endiablados", 2012-2013

Espectáculo de teatro clown, adaptable a espacios abiertos, que consta de tres pequeñas historias en las cuales el humor se conjuga con el amor, la aventura, la historia y la vida.

- Gira Internacional Latinoamericana "Cosechando Sonrisas"

Travesía teatral realizada por Ufufu Teatro que comprendió los años 2013 y 2014, uniendo 6 países, Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y México; recorriendo más de 27.000 kilómetros, dictando 27 talleres y realizando 159 funciones, con más de 30000 espectadores, en 2 años de viaje.

- "Ecos de Don Quijote y Dulcinea", 2013-2014

Espectáculo teatral, en el que dos personajes clásicos, Don Quijote y Dulcinea, se renuevan para aventurarse a recorrer el mundo, enfrentándose a peligros nuevos y manteniendo su viejo espíritu soñador. Intentarán combatir y concientizar sobre temas ambientales y sociales. Se enfrentarán a la tala indiscriminada de árboles, la megaminería y la contaminación del agua.

- "No se puede ocultar el Sol con un Zapato", 2015

Espectáculo teatral, en el que el famoso científico Incógnito intenta realizar otro de sus maléficos planes para apoderarse del mundo entero. Sin embargo su laboratorio secreto, un zapato gigante, será descubierto por Nacasio un gato tanguero y Fufuruzi una flor karateka, que intentarán detenerlo. La historia se desarrollará repleta de locuras entre plantas vampiro e inventos exóticos.

- "Caprichos 3", 2017

Espectáculo de danza en espacios abiertos, que aborda el mundo onírico para transformar el paisaje, el cuerpo y el movimiento, en todas las historias posibles, con sus transformaciones abruptas y sus desenlaces inesperados característicos del mundo de los sueños.

- "Sentina", 2018

Espectáculo de teatro danza, que aborda un retazo de la vida de tres seres con la absoluta necesidad de sobrevivir, en el primer ritual básico, comer. Guiados por uno de ellos, Vilo, quien tiene visiones premonitorias, se zambullen en los lugares más oscuros del sistema de alcantarillado en el que viven, exponiendo su vida a cada movimiento.

Hasta el momento todos los espectáculos realizados son de propia autoría.