ENTREVISTAS - Ezequiel Luka: "El cine es un lugar para los perseverantes"

30.10.2018

ENTREVISTAS - CINE


Hoy: Ezequiel Luka, Realizador Audiovisual y Músico

por MAXIMILIANO CURCIO

ACERCA DE "EL OTRO MARADONA"

Estreno: 2014

Género: Documental

Productora: Habitación 1520 / Rama

Información: una película de Ezequiel Luka y Gabriel Amiel

Trama: Goyo Carrizo fue el mejor amigo de la infancia de Diego Armando Maradona. Cuando jugaban juntos en Villa Fiorito, nadie se animaba a decir cuál era el mejor. Juntos formaron la asombrosa delantera de "Los Cebollitas". Goyo pudo ser una estrella del fútbol, pero una lesión arruinó su prometedora carrera. Mientras uno se convertía en mito, el otro enfrentaba la depresión y la pobreza. Esta es la historia del Maradona que no fue.

Premios: Con apoyo del INCAA, The IDFA Fund, Fundación Carolina, Casamérica. Premio del Público Festival UNASUR 2013.

Protagonistas: Goyo Carrizo, William Peloche

Dirigida por: Ezequiel Luka & Gabriel Amiel

Guión: Ezequiel Luka & Gabriel Amiel, con la colaboración de Adán Aliaga e Isaki Lacuesta

Producción de: Habitación 1520 / Rama . Productores: Maxi Dubois, Lorena Muñoz, Benjamín Avila, Gabriel Amiel, Ezequiel Luka

  • Contame acerca de "El Otro Maradona", ¿cómo surgió el proyecto y que te inspiró a contar esa historia?

El proyecto surge en el año 2006, junto a Gabriel Amiel, el otro director de la película. Con él nos conocimos laburando en el casting de la película "La Mano de Dios" de Marco Risi. En el final de esa película aparece Goyo Carrizo, que era el mejor amigo de Maradona en la infancia y nuestra tarea era encontrar a los actores que cubrieran los papeles de Diego y Goyo en edad de niños, primero a los ocho y luego a los catorce años. Teníamos que ir con una cámara a los clubes de fútbol y encontrar los intérpretes adecuados, de manera que visitábamos las divisiones infantiles y hacíamos castings a ver quién jugaba bien. Y más allá de nuestra colaboración para la película de Risi (que se filmó con elenco mayoritariamente argentino) nos empezó a gustar el tema de la fábrica de futbolistas y vimos que había mucho material allí. Entonces empezamos a pensar en un proyecto sobre eso, mientras tanto continuábamos nuestra labor en "La Mano de Dios":

A mí un día me toca ir a Fiorito y ahí lo conozco a Goyo, quien además de ser personaje del guión lo contrataron para ayudar en la logística de Fiorito, su casa se utilizó como locación y hasta su su familia terminó actuando en la película. Yo fui porque había que hacer un casting de extras y al encontrarme con Goyo el comenzó a contarme un montón de anécdotas mientras hacíamos un viaje en auto. Ahí me di cuenta del enorme potencial que tenía su relato. Junto a Gabriel, empezamos a ver que Goyo tenía una historia impresionante, sin embargo para la noción general era un personaje muy menor en la historia de Maradona. Y, por otro lado, nos entusiasmó la idea de retratar lo humano detrás del personaje, que resultaba lo más atractivo en la historia. Así nació la intención de contar un relato que represente a miles de aquellos quienes buscaron pero no pudieron llegar al éxito. En Goyo encontramos un Maradona que podría haber triunfado en el fútbol y que por cuestiones personales no pudo llegar a cumplir su meta.

Cuando comenzamos a conocerlo, vimos un personaje traumado por lo que no fue, donde todo el tiempo nombraba a Maradona con la nostalgia de esa oportunidad perdida, donde el éxito le fue esquivo. En la historia oficial Goyo representaba un personaje secundario por el éxito que no tuvo, ocupaba el lugar del amigo de Maradona que fracasó. Al conocerlo nos encontramos con una persona aparentemente muy melancólica y depresiva, con una carga fuerte sobre sus espaldas de la historia que le había tocado vivir. De esa forma buscamos hacer un documental psicológico, porque fueron muchos años de desarrollo desde que encaminamos la proyección hasta que conseguimos el dinero del INCAA. Por eso es que pasó mucho tiempo y el guion atravesó diversas etapas. Había ideas y situaciones muy íntimas de él que fuimos a buscar, otras se dieron naturalmente. Así como también quedo mucho material afuera que decidimos eliminar por conservar partes de la intimidad de él. Al principio imaginábamos una película más futbolera, donde la figura de Maradona tenga más participación, pero finalmente encontramos que la presencia de Maradona en Goyo pasa por otro lado. Evidentemente, luego de que Diego despegara de esa amistad de la infancia, sus rumbos siguieron por lados opuestos.

Entonces nos encontramos ante nuevas perspectivas. Por un lado, todo este tiempo de desarrollo te da margen para pensar y conocerlo a él y a su familia, a lo largo de todos esos años. Pero, a su vez, el guión va cambiando cada año porque a él le van pasando cosas y la película se nutre de eso. Por ejemplo, lo que se ve en la película haciendo scouting y allí se ve su talento para detectar jugadores, algunos de ellos muy conocidos hoy en día. Era su trabajo, nosotros éramos testigos. Por otra parte, no queríamos que quede la imagen de alguien anclado en su pasado. Al verlo en ese rol se lo veía apasionado, deseoso de captar estos talentos, contrariamente a cuando comenzaba a hablar de sus años de infancia. El desafío se convirtió, entonces, en encontrar la figura exacta para retratar al personaje, atrapado entre esos dos mundos.

Nosotros teníamos un guión que usábamos de guía para provocar ciertas situaciones o hablar de tal tema. Hubo un trabajo específico de cómo llevarlo a él a través de ese proceso. Por eso el registro documental también se toca con la ficción. Y que eso se traduzca en los hechos es fundamental. En el documental hay mucha voz en off, y en este caso fueron trabajadas en su mayoría -nos gusta como recurso especialmente- durante el desarrollo de la película como material de investigación. Pero nos sucedía algo particular: cuando él estaba frente a la cámara, más expuesto, no era tan autentico. Ahí se daba cuenta que estaban filmando su vida y se condicionaba, se inhibía. Eso también representó un desafío, porque llevándolo a través de ese proceso encontramos momentos de autenticidad muy emocionantes acerca de su relato y el vínculo humano que junto a Gabriel fuimos trazando con él resultó algo muy lindo. Es parte de lo no planificado que te da el personaje y el hallazgo de cosas novedosas y valiosas que el documental registra.

Recuerdo que cuando la película se estrenó, le hacen una entrevista a Goyo y él dice que Gabriel y yo fuimos como psicólogos para él, porque la experiencia le sirvió para hablar de este tipo de cosas con nosotros, la imagínate la catarsis que significo para él. Inclusive con lo extraño que resultó mostrarle el corte final. Al estreno vino con toda la familia, sin embargo después pasó fue que no quiso aparecer mucho más en público, quizás debido a cierta vergüenza por su historia y la incapacidad de manejar la exposición. Imagino que debe ser muy fuerte verte en la pantalla grande y que cuenten tu propia historia.

  • ¿Sabés si Maradona pudo ver la película y qué le pareció?

No lo sé. Una amiga mía que es a su vez amiga de Dalma me ofreció hacérsela llegar. Sé que Dalma fue con un DVD a verlo a Diego, que estaba por entonces viviendo en Dubái y entiendo que se lo dio, pero no supe más nada. Quizás algún día lo sabré, quizás no.

  • ¿Cómo ves el estado del cine nacional en estos tiempos?

En los últimos años estuve alejado del cine, generando otros proyectos. Lo que puedo decirte es que, si bien no estoy tan al tanto del día a día, estoy en contacto con directores y productores y sé que la situación está muy difícil. Que de alguna manera se está cerrando un poco la producción mediana e independiente, sobre todo por un tema de financiación por cómo están las cosas.

Las productoras grandes que tienen espalda financiera pueden esperar los tiempos del INCAA, que ahora son más largos, pero las productoras más chicas no. Lo cual es un obstáculo muchas veces insalvable para la producción independiente. El nuevo sistema de puntajes también atenta muchas veces contra esto. Sin embargo no puedo opinar con tanto detalle porque en este momento me encuentro un poco apartado, como te comenté. Por otro lado me parece que -sin defender la gestión actual-, ha habido una tendencia durante muchos años a producir una gran cantidad de películas que a la hora del lanzamiento son abandonadas y no logran visibilidad. Me parece que el mercado argentino no soporta toda esa cantidad; quizás sería mejor acompañar mejor esa producción desde el lanzamiento, desde los espacios de promoción, de difusión. Me pasó con "El Otro Maradona", cuando yo estrené esa semana en el Gaumont había otras 6 películas argentinas de estreno y a su vez competía con "El Hombre Araña". Ahí supe que no tenía chances.

Entonces viendo cómo va cambiando todo, desde las nuevas plataformas digitales, empezás a pensar que es mejor para el cine y cuales películas es mejor que vayan directamente a proyectarse desde internet. Porque el cine deja un nivel de gasto que en muchos casos no se condice con el mercado que puede afrontar. De acá al futuro, considero que es necesario pensar un poco mejor en construir esos nichos, más allá de estrenar 150 películas por año, que les sirve a los gobiernos para hacer prensa y poco más. Estaría bueno replantear que se hagan las mejores películas que se puedan hacer y en las mejores condiciones, que se las cuide como se debe. Es preferible a que lleguen al estreno y luego desperezan. No lo digo para que los directores alimentemos nuestro ego y nos vaya mejor, sino porque el cine es un ámbito donde trabaja mucha gente. Mi deseo es que pueda existir el cine independiente y también el cine industrial, que haya trabajo para todos y que los directores se formen mejor. Creo que han pasado cosas buenas, por ejemplo se ve más cine argentino que hace 10 años, lo cual es positivo. Pero, como pasa mucho en Argentina, las cosas se van mucho hacia los extremos. Por eso, pensando a futuro generar el cambio. Hay mucho talento creativo en Argentina como actores, directores y productores de lo cual tenemos que nutrirnos.

¿Qué opinás acerca de las nuevas plataformas para ver cine online?

Me resulta difícil pensar en términos de beneficio o perjuicio, es la evolución tecnológica propia de los tiempos la que dictamina, porque el mundo va hacia un lugar determinado. Los hábitos de consumo cambian. Netflix y todo el streaming está entre nosotros y no hace que el cine desaparezca. Obviamente la gente va menos al cine, pero son cambios que también pasaron y tiene sentido que siga pasando. Cuando apareció la TV luego el VHS o más tarde el DVD, también pasó lo mismo. La gente sigue disfrutando del cine, ya sea en plan pochoclero familiar de vacaciones o viendo una película en la Lugones, el cine va a seguir existiendo. Lo bueno de todo es que hay más accesos; recuerdo que en mis años de cinefilia ver ciertas películas era un esfuerzo. Si determinadas películas no es estrenaban en cine o no las editaban en video, o bien podías comprarla online, o directamente no la veías. Hoy hay herramientas para que haya más acceso y por otro lado tenés plataformas como Netflix que son gigantes. Hay más llegada a la gente, pero lógicamente es una maquinaria que tiene que ver con el capitalismo.

Por otro lado, me parece bueno lo que pasa con las series y productos hechos específicamente para estas plataformas. A diferencia de lo que eran otras producciones para televisión y en general el mercado televisivo, ahora está todo más globalizado y hay series que tienen una calidad narrativa y estética que supera ampliamente muchos productos cinematográficos. Además, el esquema de las series trajo otras herramientas narrativas y de exhibición, para disfrutarlo cuando quieras y como quieras. Eso sorprende de una manera mucho más frecuente que el cine. Son nuevas formas de consumo y entiendo que lo masivo termina impidiendo las posibilidades de otras cosas, no obstante los formatos existen y tienen un montón de posibilidades nuevas para explotar.

  • ¿Qué les dirías a los jóvenes de hoy que buscan estudiar cine, con deseos de poder filmar alguna vez su primer largometraje?

Que le pongan mucho empeño y mucha cabeza. Es una actividad que tiene sus dificultades y lleva un tiempo entender cómo funciona y como es el trabajo. Cada uno va haciendo su propia experiencia. El cine es un lugar para los perseverantes. Inclusive un gran talento necesita esa perseverancia. Hay que trabajar mucho y ser director no es sólo dirigir sino que implica ponerse sobre las espaldas una gran mochila que representa cualquier proyecto audiovisual. Hay que insistir y tener mucha paciencia, son caminos muy intrincados y propensos a las frustraciones. A mí con "El Otro Maradona" me pasó y fue bueno que fuéramos una dupla. En momentos donde ocurrían dificultades que hacían peligrar la continuidad del proyecto, nos apoyábamos uno a otro. Creo en la pasión y en que uno tiene que hacer lo que le gusta. Si a uno le gusta lo que hace y le ponga ganas, siempre va a encontrar una manera de vivir de eso, aunque no sea dirigiendo una película, el medio te permite encontrar cosas alrededor. En definitiva, si es algo que te gusta mucho, con todas esas dificultades se puede convivir. Bancárselas hasta poder superarlas es tener el carácter y la entereza necesarias para seguir funcionando si las cosas van mal.

  • ¿Qué cine o qué autor de la actualidad disfrutás ver?

Si bien cine estoy viendo menos, disfruto ver series, particularmente "Better Call Saul", el spin off de "Breaking Bad", y también "BoJack Horseman", una serie que debería ser de culto.

  • ¿Qué proyectos te encontrás desarrollando hoy?

Yo vivo de filmar publicidades, ese es mi trabajo principal. También soy músico, tengo una carrera paralela al cine. Soy guitarrista y toqué cuatro años con Paloma del Cerro, una cantante bastante conocida en su escena. Ahora estoy llevando adelante proyectos míos de hacer música para audiovisual. Hice la música de "El Otro Maradona", también "Vuelo Nocturno" de Nicolás Herzog, una gran película que recomiendo mucho. Hice la música junto a un colega y también trabajo en cortos, comerciales, en labores de producción, lo cual me ayudó a conocer más acerca del sonido y cuestiones más técnicas que fui desarrollando en mi aprendizaje. Mi pasión está puesta ahí. Es una veta que empecé a desarrollar hace un par de años y espero poder incursionar aún más de aquí en adelante. Hoy en mi vida, en lo vocacional y lo artístico, estoy más con la música que con lo estrictamente audiovisual te diría. En este momento me encuentro componiendo algunas cosas que van a salir pronto a la luz. Por eso, para mí, hacer música en cine es encontrar la forma de fusionar ambas pasiones.

Ezequiel Luka en la web:

https://vimeo.com/ezequielluka

www.rocolaweb.com