ENTREVISTAS - Juan González Moras: "Tener qué decir puede hacer que ese impulso se traduzca en algo"

15.10.2018

CONVERSACIONES CON JUAN M. GONZÁLEZ MORAS


Primera Parte: La Música

Por Maximiliano Curcio

Conexión (Un Nuevo Día, 2018)


(Letra y música: Juan M. González Moras).


Sin pasado,

Animalizados,

Iluminados por un cielo digital.

En la jaula,

Hipervinculados,

en un presente sin tiempo ni lugar.

Conexión sin miedos,

que nos libera, de la intimidad. De la Intimidad.

Arcos dorados,

y manzanas,

marcas profundas que son surcos en la piel.

Micromundos,

Micromundos,

que se despliegan en caras de papel.

Conexión sin miedos,

que nos libera, de la oscuridad. De la oscuridad.

Necesidades, obsolescencias, ansiedades programadas.

Conexión sin miedos,

que nos libera, de la humanidad. De la Humanidad.

  • ACERCA DE LA CREATIVIDAD AL COMPONER

Yo no tengo una formación musical previa, en mi caso primero vino la poesía. Como escribo de muy chico, originalmente le puse música a unos poemas. Después a lo largo del tiempo eso se fue modificando al día de hoy. Lo que escribo como música no lo escribo como poesía y viceversa. Son canales distintos. Hoy me pasa que me surgen ambas cosas a la vez, con una letra me aparecen las imágenes. En el caso de las canciones del nuevo disco, hay imágenes de muchas épocas. De las trece canciones, la mitad viene de otra época, habían quedado de otros proyectos. Habían quedado en un gran baúl imaginario, algunas de esas viejas canciones. Es un link a cosas que yo escribí hace muchos años y que logré rescatar hoy.

Tener qué decir puede hacer que ese impulso se traduzca en algo. Cuando el impulso insiste y no se va, hay formas de canalizar aquello a través de la creación. Tenés que expresarte y comunicarlo. A veces pasa que uno acumula escritos e imágenes y eso está ahí pero no tenés la necesidad de mostrarlo. Cuando en determinado momento lo que estas cantando no te dice nada, es porque vos no estás diciendo nada y no te estás diciendo nada. Hay un punto en que trasladar lo que estás viviendo a una estética se vuelve un poco ridículo, por otra parte. Porque te pasan cosas pero las estás viviendo, de manera que es difícil llevarlas al lenguaje. Decirlas. La propia vida muchas veces no te da respiro. Distinto es ahora, en el tiempo, como por ejemplo una canción que les dedicamos a nuestros hijos. Se llama "La Música del Azar", está incluida en el nuevo álbum y parte de una cita a la novela de Paul Auster. Usé esa figura para darles un mensaje a mis hijos. Eso no hubiera podido hacerlo antes, forma parte de un lugar particular en el tiempo.

En el disco hay una especie de manifiesto que escribí en medio de una crisis con las formas de comunicación que estamos viviendo, por una parte, y de consumo por la otra. Como manifiesto es una mirada crítica hacia dos órdenes de cosas: primero hacia un modelo cultural de consumo, hacia formas que se solapan con las formas en que nos comunicamos, con la instantaneidad en la que nos relacionamos. Eso está dominado en varias capas superpuestas de varias formas. Culturalmente bajo una idea de obsolescencia programada. Todo se diseña para que dure un tiempo y sea reemplazado. Eso se traslada a las relaciones. No por la idea de que algo tenga que durar para siempre, sino por la idea de que algo esté programado para que deje de ser en algún momento. Yo no me siento cómodo siendo parte de eso.

  • EL MÉTODO COMPOSITIVO

Pienso los discos como los libros, porque antes que músico soy escritor. La música es otro lenguaje, otra forma de escritura. El disco es un formato, vos podes escribir música de muchas formas, sin que sea una colección de canciones. Yo me siento cómodo con la idea del disco, puedo desarrollarla. Cuando le llevé la propuesta a Alfredo Calvelo que es el productor del disco le dije que tenía un material para que nos produzca musicalmente, porque no queríamos pegarnos al formato del trío ni arreglar los temas como tal. Queríamos que musicalmente vuelen para otra parte, necesitábamos esa guía. Grabamos todo, no quedó nada de material fuera, y sentí que así estaba consolidada la obra.

  • LA DISTRIBUCIÓN DIGITAL

Nosotros generacionalmente, gente de cuarenta y pico, estamos ligados a los formatos físicos, amamos los discos, las películas, los libros. Para nosotros eso musicalmente era muy importante como nexo al material, lo que para hoy son los links. Es una relación con la música que ha cambiado muchísimo, desde las formas de almacenamiento. Nosotros que somos de los '80 y crecimos en esa época, pertenecemos a la era del cassette y estábamos acostumbrados a hacer playlists de doble casetera, mezclando artistas cuyas músicas se pasaban de mano en mano y así ibas conociendo cosas. Esos descubrimientos estaban trabados por las relaciones de amistad, esos eran nuestros links. Era todo más lento, artesanal y escaso. Había muy poco material, llegaban muy pocas cosas, pero la marca que te dejaba era indeleble. Las cosas que te marcan, que descubrís, son tu huella y ADN cultural. Hoy vivimos en el mundo opuesto, de exceso de información. Uno se mete en determinadas plataformas que son fantásticas, donde tenés acceso a un catálogo de información y a una biblioteca virtual maravillosa. Está todo a un click de distancia.

En cuanto a cómo nos relacionamos con esas tecnologías a la hora de grabar, a nosotros nos pasa ahora que grabamos un disco a la vieja usanza, y eso es algo que ya no es habitual. Es un disco de trece canciones que tiene una propuesta estética. Lo escuchas y tiene una lógica, un sonido homogéneo.


  • LAS INFLUENCIAS MUSICALES

Las canciones son un conjunto homogéneo y al mismo tiempo reflejan una paleta de estilos, tiene registros más rockeros o más pop, estamos hablando del registro argentino del pop. En este sentido, Virus es una referencia para nosotros por muchas cosas. Soda y Spinetta son referencias obligadas también. Spinetta te puede influenciar, pero hacer algo parecido es imposible. Él es único y al mismo tiempo dejó una marca lírica y musical singular que atraviesa a toda la cultura rock.

Siempre jodemos con que nuestros padres fundadores son tres: Charly, el Flaco y Cerati. Cerati fue la perfecta síntesis de ellos, en su madurez musical. Porque mostró el ADN del rock argentino y lo sintetizó en su arquitectura sonora, gracias a una serie de valores notables: su voz, el pulso rockero y el pop. La voz de Gustavo para mí termina siendo el canon del rock nacional. Y es en su carrera solista donde logro hacer exactamente lo que quería. Un grupo tiene limitaciones, de estilos, de habilidades, de deseos. No puede nunca funcionar como lo haría un solista. El grupo, si bien potencia las partes, al mismo tiempo condiciona. Soda en algún momento fue un corset para Cerati. Y en su carrera solista explotó todo eso que retenía. Sucede en todos los grupos, las formaciones dan algo que en determinado momento deja de estar y los solistas hacen su camino. Pasó con Charly después de Serú cuando lanzo su carrera solista. El lugar que García ocupa también es indiscutido, puso en su discografía la historia de la Argentina, nos contó siempre qué pasaba.

  • ACERCA DE "CONEXIÓN"

El tema se llama 'Conexión' y está en el nuevo álbum. La conexión hace referencia a que nadie tiene miedo, nadie tiene filtro para conectarse a la gran red. Muchas veces se procede con ideas pero sin miedo de lo que esa exposición puede implicar, del presente continuo, en el que las cosas parecen simples por su instantaneidad: conseguir el disco que querés en un instante da una idea de sencillez que en realidad no existe. Atrás de eso hay una industria cultural de la que estamos formando parte. Tiene cosas maravillosas también. Estar en Spotify, publicar algo que hiciste con tanto esfuerzo personal y que esté en el universo, es un gran cimbronazo. Igual que el resto de la música que esta y que conseguís. Es algo extraordinario. Sin embargo, lo instantáneo parece amigable. Es un tema crítico donde juego con la idea de que esta conexión sin miedos nos liberaría de la identidad, de la humanidad. A nosotros mismos nos libera. Aunque sea una gran ilusión óptica. Una vez que vos te entregas, te liberas de tu intimidad. Tenerla y cuidarla hoy no es sencillo. Una vez que vos la haces pública y hacés partícipe al mundo entero, estas imprimiéndole sentidos distintos y el resto te imprime también algo ajeno a tu vida, a tu intimidad. El mundo se encamina a pretender liberarse de lo que implican esas relaciones a través de la imagen. Yo en lo personal me manejo fuera de las redes, no participo.

Entiendo por supuesto que a través de Spotify podes comunicar tu música de determinada manera. Que las redes sirven para potenciar, para comunicar. Lo podes poner sociológica y filosóficamente en un montón de discusiones. A mí en la lírica no me interesa discutir sobre esto (como si fuera una canción de protesta) no me interesa generar esa bajada. Pero si hacerme cargo de algo que me pasa y no puedo sacarme de otra manera de encima.